lunes, 10 de julio de 2017

EL PÉNDULO

En la sala de espera del doctor, Oscar está impaciente, no sabe lo que tiene, se siente incomodo, no se reconoce, ni es él. Le llaman y pasa a la consulta. El psiquiatra intenta tranquilizarle.





-Recuerde la idea intuitiva de lo que es un péndulo. Un elemento suspendido de un tirante inextensible del que se suspende un peso. Si está en reposo, no abandona su posición de equilibrio, pero si le ayudamos a desplazarse comienza a oscilar entorno al punto de sujeción, indefinidamente, sin nada que se lo impida a no ser la propia fricción con el punto de apoyo y el aire. Si despreciamos estos efectos, el movimiento ante el primer impulso se hace permanente, llegando incluso a balancearse creciendo la duración de las oscilaciones - así le explicaba el Dr. Neira a su paciente, con un carraspeo previo, sus repetidos y divergentes estados de ánimo, para que entendiera porque estaba enfermo, los síntomas y el alcance de la enfermedad.

El doctor continuó la explicación.

-La descripción de este objeto no parece indicar nada más que eso, pero si pensamos en la similitud que puede tener con el estado de ánimo de algunas personas -la suya, en este caso- quizás nos aporte algo más. Supongamos que se siente muy bien cuando el peso se encuentra muy alejado de la posición de equilibrio. 





Péndulo simple


El péndulo tiene una energía tan considerable que puede oscilar sin detenerse. Si admitimos que se debe a la intensidad del impulso inicial, usted no abandonará ese estado si no hay algo que lo impida, es más en unos primeros instantes la distancia al estado de reposo se hará cada vez mayor, usted se encuentra muy bien es capaz de tener proyectos, explicarlos sin descanso, ser más locuaz de lo habitual y se siente totalmente desinhibido. Pues aunque no lo crea está atravesando la fase más placentera de la enfermedad para usted, y con seguridad la más indeseable para las personas más próximas. Pero la enfermedad tiene otra cara, la de la inapetencia, las ganas de no hacer nada, la tristeza y el silencio. Fase insoportable para usted, puede desear no vivir. Imagine qué sienten sus más allegados si son conscientes de la situación.






-Doctor he conocido a una mujer, se llama Ana, que me atrae y siento la felicidad junto a ella. Pero tengo miedo de encontrarme en una fase, ...eso ¿cómo la ha llamado usted?

-Maníaca. Usted conoce los síntomas y por eso está hoy conmigo -responde el Dr. Neira.     

-Cuando estamos juntos deseo transmitirle mis sentimientos, mi alegría, mi amor. Ella lo recibe con complacencia y no parece asustarle- le explica Oscar.

-  Todo lo que le he comentado es cierto pero no conviene obsesionarse, solo estar vigilante. Seguir unas pautas de vida ordenada, sin excesos. 
Los síntomas los conoce a la mas leve sospecha me pide consulta y veremos si es necesario suministrarle medicación. Porque no hay que olvidar que es una enfermedad y ante ella la medicina reacciona con los medios a su alcance.

-No llego a entender que tenga que medicarme como consecuencia de mi carácter. 

-No es su carácter lo que hay que modificar sino aliviar o sanar un trastorno del estado de ánimo. Ahí reside la enfermedad.  

-No llego a entender como puedo sentir deseos de vivir una vida plena junto a Ana, consciente de que la hago feliz, y en el extremo opuesto, no estar bien con ninguno y sentirme incapaz de dar afecto a alguien, ni siquiera a mi mismo.

-No es un problema de doble personalidad, sino una perturbación de sus estados de ánimo. Usted puede amar, sentir y hacerlo patente a Ana; y también debe ser franco y explicarle la enfermedad que padece. Hay que aprender a vivir con el trastorno sin abandonar la vida.

Ana le esperaba. Corrió en su busca  con la seguridad de poderla hacer feliz.


Javier Aragüés (julio 2017)

miércoles, 28 de junio de 2017

SIN INTIMIDAD

De noche, sobrevenía la lluvia en la plaza mayor de la ciudad portuaria tras varios días y noches de hacerlo ininterrumpidamente. Jorge y Esther la cruzaban con paso rápido para ganar los soportales y despistar a un par de fotógrafos que corrían tras ellos, no pudiendo evitar el chapoteo sobre las pequeñas lagunas formadas en los abombamientos del firme. Querían esconder los sentimientos que estaban en manos de amigos y desconocidos. Se habían atrevido a colgar fotos de ellos en las redes sociales cogidos de la mano. No tenían intimidad. Desde que descubrieron el posible amorío llevaban su relación en secreto. 

Él trabajaba de camarero en uno de los bares del puerto, hasta altas horas de la noche, donde se habían conocido. De piel oscura y tez brillante destacaba sobre el blanco de su camisa hábilmente remangada con dobleces casuales que parecían diseñados a propósito. Esther era una artista de rasgos toscos que vivía del desnudo y se encontraba en el declive de su frescura. Vestía de tal manera que las curvas y el contorno de su cuerpo quedaban siempre muy remarcados. Había vivido en, y de las páginas de la prensa barata del corazón, pero un hecho trágico iba a marcar sus vidas y cambiaría sus existencia. Jorge padecía una enfermedad muy grave, en fase terminal. 



Gutav Klint


Esther estaba desde años asediada por periodistas de dudosa profesionalidad que buscaban hincar las crónicas en su vida y ahora también en la de él. Parecía que la gran noticia era la desgracia que les acontecía a ambos,  en parte por la ausencia de otros chismes y por la deteriorada situación económica de la pareja. Esther se vio obligada a dejar de actuar y dedicar todo su tiempo a cuidar de Jorge. Tuvieron que abandonar los idílicos planes de vida en común. 

Atrás quedaban los días para poder compartir sus vidas. Las noches en la parte oculta del camerino de Esther en la que Jorge la había hecho disfrutar con sus besos y su cuerpo confesándole su amor. Recordaba la primera vez que la había pedido que se abrazaran hasta fundir sus cuerpos en uno, enlazando sus piernas mientras él la deleitaba con caricias y ella le correspondía deslizando sus labios semiabiertos por toda su piel que no escatimaban pasión.



Egon Schiele. Estudio de una pareja


Las tardes de invierno en las que Esther disponía de 

tiempo, cogiéndole las manos le pedía que no se 

apartara de él.    
                                                     

A Esther la asediaban con el pretexto de buscar una entrevista a la actriz que había sido. Ella los rehuía con: “hoy no puedo, inténtalo la semana próxima”. Una y otra vez falsas excusas. Su mente estaba con Jorge que no reaccionaba al costoso tratamiento.
Habían tenido que dejar sus antiguos apartamentos y coger uno de alquiler más modesto donde los días y las noches se hacían eternas. La enfermedad se volvía más virulenta y la situación económica más deteriorada. Desesperada decidió ponerse en manos del periodista y preguntar que podía obtener si accedía a la entrevista.

-Verás, ahora que hemos contactado te tengo que decir que por tu entrevista no obtendrías gran cosa. La revista está interesada en hacer un reportaje en tu casa las veinticuatro horas del día en la que un redactor –yo- junto con un compañero gráfico esculpamos vuestras vidas hasta el más ínfimo detalle.

-¡No lo puedo creer, sois unos vampiros de lo íntimo! No es suficiente hurgar en la vida y los sentimientos de las personas si no que ahora lo hacéis a pares, sin respetar afectos, ni situaciones dramáticas como es nuestro caso – le reprochó ella.

 -Lo entiendo pero para acceder a una suma importante para ti, el medio necesita resarcirse publicando algo que sea muy vendible. Conoce tu situación, mejor dicho, vuestra situación y quiere comprarla con detalle.

-¿De qué cantidad hablamos? - preguntó Esther. 

-De una cifra de cinco ceros que se haría mas importante si prolongamos el reportaje entre tres y siete días. 

Esther hizo un gesto de rabia y mostró la intención de zanjar la conversación pero el periodista la sujetó, lo que hizo que en un instante valorase la propuesta con ánimo de auoconvencerse. Todo se haría más llevadero sobre todo en lo económico hasta podría contratar a una persona que "cuidara de la cuidadora". Ella estaba al límite de sus fuerzas físicas y mentalmente comenzaba a flaquear. Un rictus en sus cara indicaba aprobación lo que aprovechó el redactor para intentar concretar el reportaje y hablar de la cantidad para terminar convenciéndola.

Al cabo de cinco días a las nueve de la mañana el

periodista y el reportero gráfico entraban en casa de 

Jorge  y Esther. Les comenzaron a dar pautas de como

debía ser su comportamiento ante las preguntas del 

articulista, y la cámara del reportero. Quedaban

prohibidas las escenas tiernas entre los dos, 

por supuesto los besos y las frases que sugirieran

comprensión de Esther hacia Jorge. Era preferible

no hablar entre ellos solo debían observarse

pero con miradas que no supusieran sinceridad y

menos aún amor. Las recomendaciones iban dirigidas 

a la inexpresividad total de la pareja. Esther les pidió

que se retiraran unos minutos para adaptarse al

comportamiento exigido. Se miraron.


Era de noche, en la calle llovía sin parar, los dos 

salieron huyendo por la plaza mayor mientras los  

periodistas les perseguían, pero lograron alcanzar los

soportales y protegidos se fundieron en un abrazo. La

foto no servía.


Javier Aragüés (julio de 2017)





jueves, 15 de junio de 2017

RODRIGO RONQUILLO. UNA MALDAD ANUNCIADA

El movimiento comunero y la guerra de las comunidades en Castilla  se han considerado como una de las revoluciones modernas  

Karl Marx

En 1500, el Emperador Carlos V y rey Carlos I estaba rodeado de ministros que seguían fiel y dócilmente sus decisiones y en la corte abundaban los caballeros flamencos que recibían un trato favorable mientras que los españoles tenían que pagar por conseguir los favores del rey. El viaje del monarca a Flandes tuvo que ser financiado mediante mas y nuevos impuestos, como las alcabalas y los tercios, lo que motivó fuertes descontentos. 

Al partir Carlos puso al frente de los reinos como gobernador al cardenal Adriano de Utrech junto con el Consejo Real con sede en Valladolid. Este recibió el mandato de mala gana por el   descontento de los pueblos próximos a Segovia, como eran Carbonero, Bernardos, Santa Mª la Real de nieva, Zamarramala, entre otros, que lo expresaban mediante quejas y descontentos al Rey y a sus ministros. Parecía que tenían que pagar los desatinos ajenos. Pero dada su responsabilidad aceptó el encargo. 

Con esta situación las cosas se complicaron al marchar el rey. Segovia era un pueblo con furia diabólica y los segovianos sabían que estaban en Toledo, Hernando Dávalos y Juan de Padilla, aprovecharon la coyuntura y juntamente con otros, instaron a una conjuración contra los sumisos ministros del rey y se atrevieron atacar sin otra justificación  a Tordesillas, que era  que era Regidor de la ciudad de Segovia y servidor del rey, de quien había recibido el mandato. Un grupo armado se dirigió a su casa y le sacaron a gritos de manera ignominiosa y le apedrearon por la calle hasta casi matarle, después le llevaron a la horca y le colgaron entre dos ladrones. Conocido por el cardenal y el Consejo, lo que se había hecho en Segovia , enviaron como Pesquisidor al licenciado Rodrigo Ronquillo, Alcalde de Corte, con facultad de castigar sin piedad el cruel insulto. Para resolver el conflicto pusieron a su disposición gente para su protección así como para ejecutar el castigo. 










Los segovianos eran conscientes de la gravedad del delito y  de la rigidez del juez a lo que se añadían los malestares por los vejaciones y arbitrariedades del consejo, lo que favoreció la sublevación contra el rey. Lo que comenzó como un hecho de mera resistencia paso a convertirse en una guerra. Los refuerzos no eran suficientes para que Ronquillo pudiera tomar Segovia y trazó un plan para aislarla y desabastecerla creando bastiones en los pueblos cercanos como era el caso de Santa María la Real de Nieva. Pensaba que esta situación provocaría el temor entre los segovianos pero no fue así y pidieron ayuda a los comuneros, Hernando Dávalos y Juan de Padilla, que se encontraban en Toledo y se sublevaron contra el Consejo y el Gobernador.



En Santa María de Nieva, la partida de comuneros estaba al frente del pizarrero Gozalo, que conocía bien los rincones del Puente Uñez, generoso y seco de carácter como cualquier castellano viejo, cada día hacía estragos a los soldados del pesquisidor Rodrigo Ronquillo. La novia de Gozalo se llamaba Soterraña, todos en el pueblo la llamaban Sote, era conocedora de sus hazañas. Iba a buscarle cada día al pizarral al final de la jornada, aprovechaban el regreso al pueblo con frecuentes paradas que se rellenaban con besos y apretones de enamorados. Los dos deseaban formar una familia y tener hijos. Gozalo soñaba con la casa hecha de pizarras talladas por él y cuidadosamente elegidas, las del techo, rectangulares y pulidas; también soñaba con las de tabiques y fachada, vetustas e irregulares con espesores caprichosos y por supuesto con las de las vallas del corral.
Los partisanos tenían una doble vida pues deambulaban por los pueblos próximos a Santa María la Real de Nieva, "la villa". Unos eran de Carbonero, dos de Bernardos, varios de Medina del Campo y de aldeas próximas. Intentaban aparentar un vida normal. Después de hacer las batidas se recogían a sus lugares de trabajo. Aquel día la tropas de Ronquillo les tendieron una emboscada y les esperaban en la "villa". Santos, el labrador, hermano de Gozalo, avistó a las huestes de Ronquillo que se dirigían al pueblo.  Corrió hacia Santa María para avisar al alguacil y al cura, don Doroteo, que mandó al sacristán Esteban a tocar las campanas a arrebato. Todas las campanas tocaban a la vez, el toque que se hacía cuando algún peligro acechaba y era una señal conocida por los rebeldes que puestos en aviso se dispersaron y volvieron con discreción al pueblo. Ronquillo interpretó el tañir como un aviso a los sublevados, entró en el pueblo y mandó levantar un patíbulo y condenó al cura, al sacristán, al alguacil y al hermano de Gozalo a la horca y fueron ejecutados esa misma mañana. 












La atrocidad de Rodrigo Ronquillo enviado por el cardenal de Tortosa llegó a conocimiento de Juan Padilla y envió a los comuneros en ayuda de los segovianos. Gozalo preparó la venganza y aprovechó la presencia de las tropas haciendo correr la voz de que Adriano de Utrech quería felicitarle por sus logros en el sitio de Segovia. Ronquillo lo creyó y fue con un grupo de hombres a los pinares del puente Uñez, donde Gozalo junto a los comuneros enviados por Padilla le mataron. Mientras, Sote esperaba a Gozalo en el pizarral.

jueves, 8 de junio de 2017

UN BESO SINGULAR. (nueva versión)

Federico besó a Blanca y resurgió. Fue un beso de amante y a la vez amoroso. Parecen lo mismo, pero solo las mujeres saben encontrar la gran diferencia. Quería transmitir todo su afecto y comprensión en un instante. Fundieron sus labios, él lo inició y ella se deleitaba. Es difícil que un hombre te ame y te dé placer sin sobresaltos, protegiéndote a la vez, hasta hacerte resucitar.

De golpe su mente se inundó de pensamientos con todo lo que le había ocurrido. Bendecía el día en que se había salido de su casa, donde  ella nunca había sido feliz hasta que aquel hombre, se apiadó de ella y cambió su vida. 

 


El beso de Gustav Klimt

Al morir su madre su padre no tardó en llevar a Dorotea -por coquetería se hacía llamar Doris- , su amante, a casa. Doris era bien parecida y con una edad que toda mujer se encuentra atractiva. Su obsesión por la belleza, la juventud y las cualidades de Blanca, era enfermiza. La miraba como si tuviera que encontrarle algún defecto para poder reafirmarse. Esta obsesión llegó a tal extremo que le llevó a ponerse en manos de un psiquiatra porque incluso más de una vez le había deseado la muerte. El médico le recomendó que, en lo posible, evitara la relación con la chica, lo que Dorotea tomó al pie de la letra. Convenció al padre de la joven para que fuera a estudiar a Inglaterra mediante un acuerdo con una familia que le daba alojamiento durante el curso. 

El odio y rencor no desaparecieron hasta tal extremo que Dorotea contrató a un sicario para matarla. El sicario la siguió varios días para ganar su confianza e intimaron. A él, atraído por la belleza y el buen carácter de Blanca, se le hacía imposible ejecutarla por lo que simuló un accidente. Se difundió en la prensa inglesa donde que anunciaba la perdida de un pasajero en uno de los barcos de recreo que circulaban por el Támesis, aseguraban que el cuerpo de la víctima no había aparecido. A la vista de los días transcurridos la daban por muerta. La familia inglesa era conocedora de los sentimientos de Dorotea hacia Blanca y la buena acogida que había tenido en la nueva familia la permitía convivir sin ninguna tensión. Era una familia numerosa, tenían siete hijos todos varones, con un problema genético de enanismo y también de acondroplasia, en parte por la edad avanzada de los padres. Todos los hermanos tenían  una excelente reputación de serios trabajadores. Por su condición física eran equilibristas en un circo londinense. 

Blanca también recordaba a su madre y esa casa le suscitaba los buenos momentos de su infancia y el cariño que se tenían. 




Enanismo-Acondroplasia


La familia, a pesar de conocer los hechos,  siguió ocultándola y se comportaba admitiendo la tragedia. Parecía que no había sobrevivido. Ella en esa casa era feliz, los padres la tomaban como la hija que no habían tenido y los hermanos como si tratase de su verdadera hermana. Seguían llevando la situación en secreto, hasta que un día Doris anunció la visita a Londres para agradecer, según su versión, el comportamiento de la familia. Ante la visita inminente le comunicaron que Blanca hacía dos días que había aparecido en Greenwich totalmente desorientada. 

La compañera de su padre evidenciaba su obsesión hacia la joven, que cada día se incrementaba. La chica insistía en que quería seguir estudiando en Inglaterra lo que Dorotea admitió a regañadientes. En esa visita las malas formas hacia Blanca se hicieron patentes, la familia le recomendó que procurase evitar a lo que para todos era una madrastra. En un nueva visita mostró interés por llevar a Blanca a hacerse un chequeo médico a un hospital fingiendo un falso interés por su salud y el médico no le encontró nada anormal excepto un fuerte estado de ansiedad por lo que le prescribió la toma de ansiólticos en una dosis moderada. Dorotea permaneció varios días en Londres. Junto a Blanca, no la abandonaba, su mejor amigo y compañero de curso, Federico. Una tarde, en ausencia del muchacho, Doris convenció a Blanca para que aumentase la dosis del medicamento, la joven accedió y cayó en un profundo sopor. Todos la daban por muerta. En el tanatorio Blanca aparecía tumbada con una dulce sonrisa y expresión de bondad. Llegaba el momento del adiós. Federico pidió permiso a la familia para despedirse, retiraron la tapa de cristal y así lo hizo. 

Dorotea al enterarse de la recuperación de Blanca tuvo que ser ingresada en un centro psiquiátrico por trastorno obsesivo compulsivo muy grave.


Javier Aragüés (junio de 2017)

miércoles, 31 de mayo de 2017

ANA Y JOAQUIN. CELOS INFUNDADOS

Ana inmersa en su ciego amor por el Conde Wronsky sospecha de cada mujer y duda de él.
Nada detiene  sus celos salvo la locomotora de la vida.

Javier Aragüés (Junio de 2017)



Ana, la señora Ordoñez, agarrada a su cuello y medio desnuda acosaba a Joaquín que consentía sus besos y colaboraba ante la excitación. Él respondía con ese amor que cualquier hombre siente ante el empuje apasionado de una mujer. 


Edouard Manet


Los dos se amaban en Barcelona, en la antesala de la casa de Dori, mientras su marido Esteban, hermano de Ana, hacía lo propio con la profesora de inglés de su hijo en la habitación de un hotel próximo y Kati, hermana de Dori no dejaba de mirar a Joaquín. La mujer estaba desconsolada pues conocía el agravio y solo las palabras de Ana apoyada por la mirada y los gestos de Joaquín la hicieron volver al amor y a perdonar a Esteban. Mientras su marido Jorge Ordóñez, al que había ocultado el viaje a Barcelona, trabajaba como funcionario en un ministerio. Vivían en Madrid. Joaquín, arquitecto, se habían conocido en una de las visitas de obra a las promociones del padre de Ana, desde ese instante ella solo tenía pensamientos para Joaquín, mientras él respondía, pero no con la intensidad que ella deseaba; en su mente cualquier mujer le miraba con ánimo de arrebatárselo siendo una de las candidatas Kati. Joaquín, muy enamorado, ideó un viaje de fin semana a Venecia, donde consolidaron su amor tras una declaración formal rubricada con tardes de hotel sumergidas en deseo. 


En la cama, el beso, Henri De Toulouse-Lautrec, 1892 


Ana, más segura, disfrutó por alejarle de Kati que no obstante no atraía a Joaquín. Desde Madrid los fines de semana se repetían los viajes a cualquier ciudad haciendo que Jorge Ordoñez, el marido de Ana, sospechara de la relación. Incluso le llegó a preguntar si existía y Ana respondía con evasivas. El amor tan apasionado tuvo una consecuencia que fue el embarazo de Ana que cayó en una profundad depresión agravada por los celos. Al enterarse Joaquín, ideó un plan para fugarse y evitar la reacción incontrolada de Jorge Ordoñez. El parto de la niña se complicó y Ana estuvo a punto de morir. Todo lo vivido le hizo sentirse profundamente religiosa y pidió perdón a su marido, que accedió a sus súplicas.
Joaquin, Ana y la niña se fueron a vivir durante un tiempo a Italia  y regresaron después a España.
La situación marginal de la pareja hizo que Joaquin pidiera al marido de Ana el divorcio y el reconocimiento de la pequeña como su hija. Jorge Ordoñez no respondía lo que empeoró el frágil estado emocional de Ana. Joaquín, ante lo complicado de la situación, decidió visitar a su madre hecho que provocó un aluvión de pensamientos negativos; para Ana, él ya no la quería.  






En su afán de poseer a Joaquín, lo acompañaba al trabajo, no quería dejarlo solo ni un momento. En una de las vistas de obra supervisaba uno de los edificios más altos de esa promoción. En un instante en que Joaquín se alejó para comentar el ritmo de la construcción con un aparejador, pensó que la vida no tenía sentido y saltó al vacío. Joaquín impresionado y no pudiendo vivir sin Ana, también saltó al abismo, lo que puso de manifiesto que los celos de Ana eran infundados.

Javier Aragüés (junio de 2017)


viernes, 26 de mayo de 2017

MICRORRELATOS (mayo de 2017)


EN EL ASCENSOR



Coincidimos. Yo estaba dentro y no me esperaba. Palabras intrascendentes hasta que el ascensor se detuvo. Bajamos en la misma planta sin olvidarnos nada. Recogimos las pocas palabras a la espera de otra cita a ciegas. Al día siguiente volvió a pasar. Me esperó en el pasillo callada y reprochó mi quietud:

-Tampoco hablas -me dijo ella.

-Somos seres amorfos que se complementan en silencio -contesté con voz tenue.

-Si supieras lo que pienso quizás no me dejarías bajar en la planta fatídica, la del adiós.

-Se lo que piensas y para que sea posible es mejor no nombrarlo. Te miro, me respondes con tus ojos y eso basta - respondí convencido

Javier Aragüés (mayo 2017)




  
REENCUENTRO (me gusta el chico de la segunda fila)



Después de años, me invitó a subir a aquel cuarto destartalado del rastro madrileño. Yo la miraba, ella no advertía mis ojos. Sobre las sábanas, de la cama eternamente  deshecha, tuve la duda de si me adivinaba o sentía como yo. Un abrazo y sus pechos clarificaron el titubeo, despareciendo el temor. Los dos enroscados por el fuego no nos atrevimos a hablar para evitar que lo alcanzado se apagase.

Javier Aragüés (mayo 2017)



LA MUERTE DEL ABUELO



Jean Bapiste Greuze

Todos esperábamos su marcha menos él. Se fue sin despedirse hasta el día de pasar cuentas. Sentados a su alrededor nos mirábamos pidiendo explicaciones del porqué de su partida. Nadie se atrevía a dirigirle la palabra hasta que David, el más pequeño, preguntó: “¿Qué haces tumbado? Nosotros nos vamos, ¿Y tú? “


Javier Aragüés (mayo 2017)


  
DEJAR DE FUMAR



Ivan Malutin


Manejaba con soltura la forma de torturarse sin llegar a la extinción. Un día haciendo caso de recomendaciones ajenas, tomó la decisión de cambiar de tortura y se prestó a ser el que administraba la intensidad del dolor. Lo disfrazaba de promesas que incumplía. Mañana fumaré solo diez cigarros y así hasta dejarlo. Murió por falta de voluntad.

Javier Aragüés (mayo 2017)



EL DÍA DEL  INCENDIO

Guillermo Ceballos

Nadie esperaba que Natalia fuera capaz. Se levantó, amontonó una pila de libros y comenzó a leer. No paraba, también por la noche: solo se iluminaba con una vela robusta por lo que confiaba en su duración. Después de semanas con los ojos exhaustos seguía leyendo mientras la vela se consumía. Aquella noche el cansancio y el sueño la vencieron. Al caer sobre el tomo se cerró el libro y prendió la llama interna que hoy sigue sin extinguir.

Javier Aragüés (Mayo 2017)


miércoles, 17 de mayo de 2017

CON OTROS OJOS

Puntual como cada mañana, estaba en el banco de siempre sentada buscando un sol tibio que apenas se atrevía a aparecer. Junto a ella un perrilla mestiza hija de al menos dos perros, lo que se entiende por un chucho. De pelo algo ensortijado y sin brillo y el cuerpo más famélico que lustroso, en oposición a la dueña, deforme, obesa, que no soportaba las carnes y que no tenía parecido, ni en pelo, ni en peso, con la perra. Soldada a unas gafas de sol de pasta fuera de época, con un cristal roto. Las dos exhibían cuerpos abandonados por los que el lujo había estado ausente de sus vidas. La mujer tenía siempre la misma postura, el cuerpo hacia atrás y los pies apenas llegaban al suelo; el bolso raído pegado a sus manos, mal cerrado por el que asomaba un pañuelo en pésimas condiciones de uso y la perrilla a su lado como una parte más de ella. Era una escena que inspiraba cuando menos compasión, hizo un movimiento discreto pero que terminó por abrir el bolso y se precipitaron todas las pertenencias, todas sin ningún valor. Me acerqué para ayudarle a recogerlas pero permaneció inmóvil y solo la perrilla se percató haciendo un gesto huidizo.








-¿Quién está ahí preguntó?

-No se preocupe, soy un señor con todo el tiempo, me llamo Eduardo -la intenté tranquilizar.

Al iniciar la conversación se mostró reservada y apretada a la perrilla como si fuera el bolso para protegerse. Le dije.

-¿Cómo se llama?

-Siempre me han llamado María -balbuceó

-¿Desde cuándo no ve bien?


-Desde siempre, no sé lo que es la luz desde que nací. Ni siquiera sería capaz de reconocer a Linda, mi perrilla. Ella ve por mí, distingue los peligros, no es un lazarillo pero es mi guía. Usted no representaba ningún riesgo por eso no se ha inmutado y le ha permitido acercarse sin rechistar -contestó.

Al despedirme le indiqué que se había abierto el bolso y que si me lo permitía recogía lo que era suyo. Sin dudarlo confió, debió hacerlo por el tono de mi voz.
Pasaron algunos días, volví a la plaza y allí estaba en el banco bajo un sol que no se había atrevido a despuntar. ¡Oh dios mío! Estaba sola, con mucho peor aspecto si ello era posible, su rostro totalmente empapado de lágrimas y en un continuo gemir. Al acercarme se apoyó en mi hombro y dijo.

- ¡Me ha dejado, me ha abandonado! Llevo varios días sola.

Tanto me impresionó la situación que quedé agarrotado, no me salían palabras de consuelo.

Así varios días, siempre en el mismo banco y con la misma pena. 

Aquella mañana el sol se hacía hueco entre un cielo desolado. Un hombrecillo se acercaba. Cuando estuvo a nuestra altura unas pequeñas orejas salían de la bolsa bajo sus brazos. Ella intuyó que era Linda y comenzó a gritarme.

-¡Dígame que es ella! ¡Dígamelo!

Se fundieron en un abrazo. María acariciaba a Linda y besaba las manos del indigente. 

jueves, 11 de mayo de 2017

LA CASONA

Con la brusca frenada el coche derrapó en el parterre junto al porche. En la casa la luz en la segunda planta hacía sospechar la presencia de extraños. Fran salió del vehículo de forma atropellada dejando la puerta abierta y Raquel dudaba entre seguirlo o permanecer junto a su hijo David. Fran empujó la puerta sin contemplaciones, el fuerte estruendo  coincidió con la ausencia de iluminación en el interior. Cogió la linterna escondida bajo la escalera y subió los peldaños de tres en tres. Raquel gritaba: "¡Corre, corre!". Ella sabía quiénes eran los intrusos. En el despacho de Fran estaban los documentos que buscaban y en los que se certificaba la adopción de David, el heredero de la propiedad, la casa y la extensión de más de dos hectáreas que la rodeaba.
La Casona, como la llaman los lugareños de la pequeña población próxima a la costa, era un viejo caserón, aislado pero dentro de la aldea, sobre la que la influencia era, a la vez, nula y recíproca. Adornada con árboles milenarios, sofisticados. Las secuoyas, de magnitudes disparatadas, tocaban el cielo y se apoyaban con su cuerpo robusto y amplia cintura en un terreno que no parecía preparado para ello. Robles, hayas y castaños, habituales en esas tierras, junto a enebros, encinas, fresnos y endrinas. Los pinos, también estaban presentes y los que daban un punto sofisticado; magnolios, cedros, tuyas y otras especies protegidas. 







No había tipos de árboles suficientes para representar las historias vividas en aquella mansión. Los arbustos, abundantes planifolios que rodeaban la finca, eran un gran muro natural que aseguraba la privacidad para que no escaparan las vivencias de los propietarios.  Todo surgía de manera ordenada dentro de la dispersión recubierta por una gran moqueta central de verdes caprichosos que rodeaba milimétricamente a todo lo que tenía la desfachatez de atravesarlo. Sin olvidar que el abrigo de la casa cambiaba de color, la cubría sin permiso en cada estación. La responsable era la hiedra. La abrazaba hasta cambiar el color de su cara, desnuda en  invierno, verde en primavera, rojiza o cobriza en otoño, para lucir policromada en verano. La mesa de madera a los pies de la casa jugaba un papel importante, tabernáculo de sobremesas de cada día. Había una leyenda que envolvía a la mansión y afirmaba  que un indiano la mandó construir a finales del siglo XIX, gracias a la fortuna que había apilado  como  terrateniente en los campos  de caña y tabaco, aunque los rumores se la atribuían  a sus actividades como negrero.


David, según el testamento del padre de Raquel –bisnieto del negrero-, se iba a convertir en el heredero de toda la hacienda, siempre que fuera el hijo legítimo y consanguíneo del matrimonio. Cumplía uno de los dos requisitos. El embarazo y nacimiento de David se había llevado acabo con la total discreción y complicidad en la pareja. En este caso, David no sería el heredero y  la herencia designaba a Pablo, el primogénito, hermano de Raquel.  




CONTINUACIÓN DE LA NOVELA LA CASONA  A GRANDES RASGOS

El matrimonio tenía mucho interés en que David obtuviera la herencia. Eran mezquinos rozando la cicatería y pretendían cambiar sus vidas al conseguir la propiedad. Pablo era meticuloso y desprendido. En oposición al carácter de su hermana Raquel, que no respetaba los valores ni los deseos de su padre. Aunque Raquel era la verdadera madre de David, para soslayar la esterilidad de Fran habían recurrido al banco de esperma de ahí la naturaleza de la paternidad que debía ser ocultada. Pero aquellos hombres, comisionados por Pablo, querían encontrar la verdad entre aquellos documentos y poner en evidencia la ilegitimidad del heredero. Los dos hombres se precipitaron escaleras abajo con un fajo de documentos. Se tropezaron con Fran que propinó un fuerte golpe con la linterna al que llevaba los papeles. Cayó inerte mientras al otro lo retuvo Raquel empuñando un revolver. Raquel y Fran habían conseguido evitar que David no fuera desheredado y no perder ellos también. Ante la situación: un cuerpo evidencia de un homicidio y un testigo no deseado ¿Cómo deshacerse del cuerpo? ¿O cómo comprar la voluntad del superviviente? Resolvieron ambas cosas. Utilizaron al superviviente  para hacer desaparecer a la víctima simulando un accidente e involucrándole en los hechos. Al ver de lo que eran capaces compraron su silencio con amenazas a la integridad de su familia, Esta opción encajaba con sus intereses y daba forma a resolver y así falsear los documentos convenciendo del engaño a Pablo.
La vida de la familia se complicó al averiguar Raquel en el banco de esperma, tras haber sobornado y amenazado al técnico responsable del error, que David, genéticamente, era hijo de Pablo. Raquel tuvo que ser ingresada en un psiquiátrico, Fran abandonó el hogar y Pablo se encargó de la custodia de su “so-bri-no” David.

Javier Aragüés (mayo de 2017)